Desde siempre he dicho que mi palabra favorita es «Inspiración». Muchas veces traemos cierto conocimiento dormido que con los años va despertando y termina dándole sentido a nuestra vida.

De chavo mi vida era la música, cantar, componer, escribir. Esa era mi pasión y a través del arte recibía inspiración, por eso me llenaba y me sanaba tanto. Logré dedicarme a ello algunos años pero después mi historia cambió. Sin duda hay caminos que ya vienen escritos para nosotros.

Hace 10 años me fui un tiempo a Chennai, India, a estudiar en una universidad (les digo que la vida dio muchas vueltas). Yo era de los rebelditos que cuestionaban todo y hasta me ponía un poco al brinco cada que se me retorcía el ego. ¿Qué le vamos a hacer? Algunos nacemos con más resistencias que otros.

El caso es que cierto día durante una clase se habló sobre el «aprender a rendirnos en la vida». Entendí cuál era el mensaje que se quería dar, sin embargo, levanté la mano y, antes de que me dieran la palabra, pregunté en voz alta: ¿entonces el destino ya está escrito y no existe el libre albedrío? No recibí respuesta de quien impartía la clase. Volví a hacer la pregunta por segunda ocasión en un tono más alto y tampoco recibí respuesta. Me quedé callado.

A la mañana siguiente, el «Dása», (así le llamaban a quienes impartían las pláticas y clases) se acercó a mi mientras yo descansaba tirado en el pasto y me dijo al oído: «Sí, sí existe el destino y también existe el libre albedrío, pero es relativo. Me sonrió y se retiró.

Pude entender sus palabras y me llenaron de paz. Entonces me quedó mucho más claro el arte de aprender a soltar y la sabiduría que conlleva el «aprender a rendirnos en la vida».

Aprender a aceptar muchas cosas y dejar de luchar es liberador, dejar de nadar contra corriente es un alivio y entender que no hay errores en la vida, es una bendición.

Entendí por qué el «Dása» no respondió en voz alta a mis preguntas durante la clase. «No todo el mundo está preparado para escuchar la verdad». Hay conceptos que si no manejamos todavía la información adecuada, si a nuestro sistema de creencias aún le falta información, lejos de hacernos bien escucharlos, pueden lastimarnos y herirnos.

Mientras a algunos el hecho de saber que el destino existe y que el libre albedrío es relativo nos genera una profunda paz profunda porque implica soltar el control, dejar de luchar y rendirnos amorosamente ante muchas situaciones en nuestra vida, para otros puede resultar frustrante, injusto y escalofriante.

Cuando tratamos de entender la vida solo con la «razón» (que es relativa) entramos siempre en conflicto, y si la respuesta no es la que esperábamos, el ego se retuerce, se revela y comienza a luchar hasta que un golpe fuerte en la vida le brinda el aprendizaje que necesita para ayudarlo a cambiar de opinión y poder empezar a saborear la paz.

Curioso, empecé a escribir con la intención de hablar sobre la «inspiración» y terminé hablando de la rendición, del aprender a rendirnos.

Esto comprueba lo que quería decir al principio:

La «Inspiración» es una energía, una luz que se expresa a través de nosotros, un bálsamo que nos nutre y nos sana al utilizarnos como canal.

Cada uno tenemos un don distinto, una forma de conectar con la inspiración, si no sabes todavía cuál es el tuyo, búscalo, porque ahí está tu mejor medicina, la sanación más grande a la que podemos aspirar.

«Para recibir inspiración tenemos que aprender a rendirnos, a vaciarnos de nosotros mismos para así poder llenarnos de algo mucho más grande, algo que nos rebasa, nos libera y nos une con el todo».

Encuentra tu inspiración y esa será tu mayor motivación en la vida. En un instante cambiará para ti el significado de lo que solías llamar éxito.

*La Inspiración Salva Vidas, más aún, les da sentido*

P.D
Mucho de lo que leerás y escucharás en este blog será contrario a las ideas con las que creciste y mediante las cuales has vivido toda tu vida. Si hoy las estás escuchando es por algo. No hay casualidades en la vida.

Los invito a suscribirse al Canal en Youtube de Despertando al Mago.

Haz clic en la campanita para recibir notificación de nuevos videos.

Érase una vez este loco con menos años pero también con menos alegrías…

Él Fue, Srinivas, quien me regaló la gran Verdad al oído. Y hoy nos seguimos en Facebook. =)

Te invito a seguir las redes sociales de «Despertando al Mago».

FACEBOOK

YOUTUBE

INSTAGRAM

TWITTER

Suscríbete a este blog para recibir por correo nuestras pláticas, lecturas o videos.

Add A Comment